16
Vie, Nov
128 New Articles

A un año de su asesinato, periodistas exigen justicia para Rubén Espinosa

NOTA ESTATAL
Typography

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Xalapa, Ver.-A un año del asesinato del fotoperiodista Rubén Espinosa Becerril, amigos, familiares y el gremio de periodistas lo recordaron en la plaza Sebastián Lerdo de Tejada, en la ciudad de Xalapa.

 

Este domingo se exigió la investigación a fondo del trabajo periodístico de Rubén “y que se investigue el acoso y persecución que sufrió en Xalapa, Veracruz”, declararon los periodistas como Marcela Turati.

Durante el mensaje de Patricia Espinosa, hermana de Rubén, explicó que él había salido mes y medio antes de la capital veracruzana por el hostigamiento que había sufrido, “lo que le hizo exiliarse en la ciudad de México”.

Los reporteros y activistas marcharon con el rostro impreso del fotoperiodista y el hastag #UnAñoSinRubén #UnAñoSinJusticia. Caminaron por la calle Juan de la Luz Enríquez, avanzaron por el palacio de Gobierno hasta incorporarse a la plaza central.

Patricia Espinosa, comentó que en Veracruz no existe la libertad de expresión y no hay seguridad ni en la propia casa.

“Rubén salió autoexiliado del estado en las peligrosas condiciones en las que se veía obligado a trabajar bajo presiones y amenazas que cada vez eran más intensas por cuerpos y fuerzas de seguridad del estado”.

Dijo que él, cubría temas sociales, ambientalistas, pero jamás cubrió notas rojas o temas del narcotráfico.

La periodista Marcela Turati, refirió cuando dialogó con Rubén Espinosa en la ciudad de México, le contó querer realizar una exposición de fotografías sobre la pesadilla que es vivir en Veracruz.

También en el DF lo estaban siguiendo y que no lo dejaban en paz. “Le preocupaban los amigos combativos que había dejado en su tierra. Los que saben que informar se paga con la vida”.

Turati contó que Rubén temía perder sus tres trabajos “convertirse en un fotógrafo que nadie contratara”.

Pensaba que las marcas, Proceso y Cuarto Oscuro, los medios nacionales para los que colaboraba, podrían servirle de escudo. “Estaba tramitando años de colaboraciones que no había cobrado”.